viernes, 10 de julio de 2009

Habia una vez un niño ...


Había una vez un niño…


El había nacido en tiempos de corrupción, en épocas donde la economía nacional no andaba muy bien, donde la delincuencia era pan de cada día, algún momento el estuvo en el colegio, cosa, que nunca pudo terminar, su padre, era un pequeño recolector de botellas, una noche, salió y nunca más volvió a saber de él, su madre, desde entonces se volvió alcohólica, y era él, cesar, el que tenía que hacerse cargo de sus dos menores hermanas.




Un día cualquiera, de julio, cesar se levanto muy temprano, el sol apenas brillaba , sus pantalones estaban colgados, un día antes planchados, su familia aun dormía, había un aire extraño por las mañanas, casi todos dormían, menos algunos, como él, se lavo la cara y salió con una sonrisa.


en la calle, el se ganaba la vida, como pudiera, observando, atento a cualquier oportunidad de ganarse un sencillo, esta vez, era estibador en el puerto de belén, cargaba pesadas cargas sobre sus hombros, en medio de la basura y la cumbia de moda, eran ya las 7 am, y como acto de magia, como programados, todas las personas salían, haciendo del puerto un laberinto multicolor y olor, las embarcaciones llegaban, el ya había hecho lo suficiente para el desayuno de su familia, fue a su casa y dejo lo necesario para que los seres que más ama, tomen un desayuno.
De regreso, en el colectivo, la pena le embargaba, cuando veía niños uniformados, los colectivos abarrotados de escolares, hay! Si cesar hubiera estudiado, su madre nunca le dio la oportunidad de hacerlo, los únicos años de estudio que el tubo, lo hizo gracias a su trabajo, el dinero de la matricula y de sus útiles escolares, iban a parar en las manos del cantinero, donde en medio de la “cachasa” y los “mapachos”, se perdia la oportunidad de estudiar.




Nunca tuvo tiempo para la chacota, para pensar en los juguetes de navidad, para su cumpleaños.
Una vez, un alcalde se había acercado a su lado , el Sr, con la cabeza pelada, le dijo que el le iba a dar a poyo, que no se preocupase, las flashes de la prensa dejaban cegado a cesar, el alcalde, le dijo que vaya a su casa, que ahí le iba ayudar, el muy iluso, se acerco, hacia esas puertas de maderas anchas, el alcalde nunca lo recibió, tenia cosas más importantes que hacer, le dijeron los tipos que cuidaban su puerta.

El nunca tuvo tiempo para sentimientos infantiles, lo único que él pensaba era ganarle la batalla al día, una día con tres comidas, era todo una victoria, un festín, el sol marcaba su cuerpo, y la marca de su ardua labor, eran los callos en sus manos.

De regreso a casa, suele sentarse con sus hermanitos, su madre, rara vez está en casa, el es el HOMBRE , el que debe sacar adelante a sus hermanas, da un suspiro profundo cuando ve sonreir a sus hermanitas, cuando estas juegan, el crece sin nada de esos lujos, porque para el, jugar, es un lujo que no se le permitió, añora con mucha congoja todo aquello que un niño debería vivir,

Había una vez un niño … que quería ser niño.

7 dejaron el sueño, y COMENTARÒN:

Hija De La Noche dijo...

...... que decirte, sabes cada cual tiene sus propios problemas, y es uno quien decide por su vida, algunos con mas suerte que otros... aveces uno no puede hacer nada por ayudarlos... otras veces, ayudamos, y en vez de ayudar empeoramos las cosas... como sea, ta buena la historia, aunque bueno... la verdad soy mala viendo los errores... jajaja :D espero que mejores tus relatos, saludos!!

Gianina Rojas

≈♦ Estrellita ♦≈ dijo...

Hay se me pusieron los ojillos llorosos con este escrito, que cruda realidad para algunos niños y lo peor que aun siguen habiendo casos como el de tu historia.
Gracias por recordarme que tengo mucho

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ`*•.♥. Que disfrutes del fin de semana besitosss`*•.♥.

mabel casas dijo...

bien por tu cuento, desde la escritura se denuncia, se es memoria,no entra la lástima sino el darse cuenta que todos nacemos bebés inocentes ...el resto lo hacen los gobiernos,la indiferencia de la gente, los que piensan que se lo merecen o que los padres podrían haber gestado otro proyecto,pero la historia anterior de los padres también debió ser oída antes que terminaran perdidos.
la responsabilidad es de todos hacer que quienes votamos sean revertidores de la no vida de los niños...que acarreran en la adolescencia...
tu cuento es una forma de hacer algo
un cariños de argentina, también tenemos la misma indiferencia y muchos cesar por aquí....y muchos de los que su quintita es lo único que quieren cuidar

NO NOS MATA dijo...

no sabes cuaNTo deseo que todo eso acabe. pero como dirían los conformistas "si los problemas. esto no sería vida"

cdt amio

Piero Villacorta dijo...

El trabajo infantil es la expresión máxima de que el mundo está de cabeza, hoy en día, hasta hay ancianos trabajando para tener que sobrevivir. Un mundo donde se olvidan de los más débiles, y dan más poder a la corrupción, es indudablemente injusto.

Piero Villacorta dijo...

Oe mano

ponme al dìa sawww

no seas mal pensao

ponme al dìa en lo que vamos hacer

no me excluyas jejeje

puxa, tu tambien no tienes celu caraxo, si no hace rato te hubiera llamao a tomar ya jejeje

halamos ps Karl Marx xDD

Anónimo dijo...

hola, como siempre aqui comentando
estuve viendo que hay una actividad cultutal "estamos en la calle", que raro que no te hayan invitado para eso de narradores electronicos

de todos modos vales mil y tu blog esta chulo.

besos y amor