lunes, 9 de noviembre de 2009

Escribirte antes que Decirte


Sentado frente a un televisor, el control remoto en la mano, canales de señal abierta, monótonos programas, prendido sin ver nada más que los pensamientos que me carcomen poco a poco, pensando ,torturándome , como he llegado a este estado? Me pregunto constantemente buscando salidas sin encontrarlas ,el día cae y todo me parece sin salida.

Sin trabajo, sin poder seguir la universidad, los años están pasando y los sin sabores junto a ello, hace años muchos años que no salgo con mi padre, no salimos a divertimos, como lo hacíamos cuando yo era niño, pero quien se divierte con su padre? Añoro esos días cuando él me ponía el polo del “club deportivo Politécnico” , y nos íbamos tal hincha acérrimo a corear y gritar los goles con tanta fuerza, salir del estadio y comentar los goles o las derrotas del equipo de sus amores, el estar un tiempo junto a mi padre ero lo que más quería, no era el hecho de ir al estadio, ya en esa edad , para mí el futbol era aburrido.

tan solo el hecho de caminar de que este a su lado de que me hable de cosas que yo no entiendo, tan solo que él me hable ya era para mí muy divertido y es que mi padre nunca estaba en casa, por un tiempo fue activista político(candidato al congreso) , viajaba mucho, luego paso a ser directivo de una empresa de agua potable en Iquitos, después fue investigador en un Instituto de la misma ciudad, había épocas donde solo lo escuchaba salir muy temprano y llegaba cuando ya estaba dormido, desde entonces me imaginaba a mi padre a mi lado, conversándome, yo , contándole mis cosas en mi mente imaginándome también sus sermones eternos, me imaginaba reírse a mi lado, me imaginaba que me tome en sus brazos y juguemos como dos niños, hablar de box y de mano de piedra Durand, todo se quedó tatuado en mi mente y transmutado en mis escritos.

Hoy en día, casi decepcionado por mi mal paso por la universidad estatal, por defraudarlo por dejar la facultad que a él si le gustaba y a mí no, ya había hecho contactos para pasarme a otro País , estudiando la carrera que a él le gustaba que yo siguiera “vas a ser un investigador” me decía con orgullo.

Cuando le dije que no quería seguir mas la carrera, que yo no sirvo para estar metido en un laboratorio o consultorio, Simplemente no me dijo nada, y eso bastaba para saber que le había causado un gran dolor, solía pensar mucho tiempo en lo que sería de mi a esta edad si hubiera hecho lo que a mi padre le hubiese gustado, ya sería un “químico farmacéutico”, tal vez estaría haciendo una maestría en otro lado del mundo, tal vez ya tendría algún hijo por ahí, pero eso es lo que mi padre quería, yo no, yo en cambio le destrocé el corazón y pisotee su orgullo, no era necesario que me lo diga, lo ultimo que me dijo fue “tu ves como te las arreglas” y así fue hasta ahora ,más que un techo y comida que ya es bastante para mí, hoy el televisor esta prendido y no veo más que mis torturadores recuerdos.


Mi padre pasa por mi lado presuroso, está por tomar otros de sus viajes, yo sentado, sin polo, sin nada más que hacer, el pasa me vuelve a mirar, sale y se va, regresa a la hora, me vuelve a mirar como diciéndome “y este, que hace perdiendo su tiempo” , la noche cae triste , las cumbias despechadas suenan en la radio,y su voz dirigiéndose a mi me sorprende “vamos al estadio” – me dice mi padre – como si estuviera contándome un secreto, yo sorprendido,me siento como de 10 años, no sé qué decir “anda apúrate, ponte un polo y vamos, no le digas nada a tu madre, vamos sin decir nada a nadie, yo saldré primero y tu luego, te espero en la esquina” , no sabía qué hacer, solo me puse un polo, y Salí detrás de mi padre, como lo hacen dos amigos que quieren ocultarse de alguien , yo caminaba como un zombi, tomamos un moto taxi con rumbo a comprar entradas para el estadio, los dos corriendo por el complejo CNI, buscando una entrada, ya es casi la hora del partido, todos se pelean por una entrada , “tu anda , corre y has cola allá, yo preguntare por aquí”, los dos corremos en direcciones opuestas, el me silva, me silva como cuando era pequeño, yo vuelvo mi mente cuando tenía 10 años, volteo presuroso, el alza su mano en ademan que salgamos del lugar, “ya no hay entradas aqui, vamos al estadio” , trotamos hacia la salida, todo el mundo parece que va rápido, nosotros lento, el estadio esta abarrotado por Hinchas pintados de blanco, algunos con tapa rabo y bombos, entramos, nos sentamos en los mejores asientos, el me conversa , me cuenta sus proyectos, me da una palmada en la espada, compramos dos chupetes “shambo, superespecial” , me dice que no es hincha del CNI, el partido comienza.


“CNI está jugando como equipo de segunda, seguro iremos a la baja” –reñega-, sus amigos se acercan en el entretiempo, me presenta a sus amigos los ingenieros que viven recordando de un “pasado mejor” o de viejas glorias, como cuando era niño, “él era el chiquito que no quería meterse a la piscina” –añade uno de sus rechonchos amigos-


El tiempo había vuelto a retroceder, el CNI había empatado 1– 1, salimos del estadio, cuando todos ya habían salido, caminamos lento, el me mira, me sigue conversando, mientras el cielo amenza con llover yo quiero gritarle a todo el mundo, contarle a todo el mundo que fui con mi padre al estadio, aunque ellos o nadie lo entienda, para mí significa mucho.

Caminamos, mientras el me pregunta muchas cosas, me aconseja ciertas cosas sobre el amor, sobre el estudio.

_como te va con los estudios, vas a seguir este semestre?
_no la verdad no, no tengo dinero
_y por qué no vuelves a la UNAP?
_es que no sé, no quiero seguir estudiando para farmacéutico, lo mío es el derecho y la literatura.
_entonces por qué desperdiciaste tres años de tu vida en lo que no querías hacer?
_por que temía defraudarte cuando te lo diga
_pero lo dijiste y lo hiciste de la peor manera, con decirlo al comienzo hubiera bastado , solo me hubieras dicho lo que realmente quieres hacer. Solo bastaba que me lo digas - finalizo mi padre, y camino un poquito más adelante-

Había viajado tanto, sin un sol, había vivido días de hambre y penumbra, me había puesto dos piercings, 4 aretes más, había comido en larcomar, había dormido en un “peque peque” me había emborrachado en barranco, había vivido buen tiempo en “chacarilla”, me había fracturado la pierna en el Ucayali, y me había accidentado en “lupuna” , había sido vituperado en muchas partes, había pasado tanto y poco, por no hablar , por no decir lo que quería en un determinado momento, la boca se me fue dada, había vociferado tanta palabra vana, y nunca pude utilizarla de forma correcta, tantas cosas se pierde por no saber comunicarse.

_ he visto que pasas toda la noche y la madrugada leyendo, tu madre me dijo que quieres ser escritor, que piensas hacer un libro, sobre que tratara?


_ya lo veras -sin saber que responderle, sin saber si decirle que escribiré sobre las razones para no amar, si será sobre mi apestada vida, si escribiré de pestilencias sobre los seudos - cristianos, no sé qué decirle, me da vergüenza hablar sobre eso, se que te molestaras mucho cuando leas el trabajo final-


_solo quiero me des un ejemplar cuando algún día publiques algo- finaliza, mientras me abraza-

Nada puedo explicarte, lo único que puedo hacer es escribirte. por que hay cosas que es mejor escribirlas que decirlas.

2 dejaron el sueño, y COMENTARÒN:

Javier dijo...

lo unico que queda ess estar positivo!

Jo dijo...

=)

al menos lo hiciste no?
hay gente que vive toda su vida haciendo lo ke no les gusta.
io estudio administración, pero quiero ser veterinaria =/
no hay plata xD
jeje

se busca otras formas ia para alcanzar tu felicidad =D
yeah!