martes, 24 de marzo de 2009

COSAS VANALES

Sin duda alguna, son tiempos difíciles, las cosas no andan muy bien, cientos, perdieron sus trabajos (donde me incluyo),muchos no ahorraron, cuando pudieron, pensando que, las cosas seguirían igual, y que, a la selva, la crisis, nunca llegaría (hace tiempo que se nos vino la crisis), es domingo, y apenas hay unos soles en mi bolsillo, no me aflijo, se que este estado es momentáneo, el sol se alza hasta su punto más alto, sentado en mi vereda (cosa muy rara en mi), llega mi tío en su poderosa moto de 70 cc, con una porción de menú chifa en sus manos, “para tus abuelos “ – me dice- me da un guiño sospechoso, entra y sale con 20 soles.

_“anda compra tres”-ordena mi tío-
_No pe’ tío, acá no pes.

_como ya pues sobrino, haber espera un toque, esto se soluciona con una llamada – coge su celular-, alo! oe como es contio! Aquí toy con el sobrino, ya listo! Ahí vamos –apaga su celular- ya hijo listo, vamos al toque nomas.

Ni corto ni perezoso, me pongo unas converse, cojo mis gafas “Ray-ban-ba” (Av. prospero con 9 de diciembre, a solo 15 lucas) y enrumbamos con destino a una de las zonas más pobres de Iquitos, la nueva Av. Participación (5 años atrás, nadie se imaginaba que una carretera pasaría por medio de esa pampa, por medio de esa chacra, con caminos difíciles, pero para asombro de propios y extraños, sucedió).

Dicha zona, habitada en su mayoría, por gente que no tiene casa propia, mucha gente joven, mucha pobreza, condiciones paupérrimas, casa de material rustico, mi tío y yo, avanzamos por la larga carretera, el sol quema, llegamos hasta un grifo (recién inaugurado) dejamos la moto, hasta donde el camino lo permitía, mucho barro, mucha piedra, bajamos el camino improvisado de piedras, las casas de “Irapay” (hoja de palmera amazónica) dan la bienvenida, todas uniformadas, del mismo tamaño, de la misma forma, niños descalzos, con los mocos en sus narices, “buchisapas”(de vientres abultados, por algún parasito), corriendo por las calles de lodo, al fondo de la calle, una casita excesivo ruido, nos advierte que ahí es el “point”,nos acercamos, a esa pequeña casa, y el cuadro, era nauseabundo, ni te cabrees, habrás vivido en chacarilla, pero aquí estamos en Iquitos” – me dice mi tío- había 5 sujetos, uno de ellos mi tío, que nos recibe tal personaje honorable, nos presenta a todos, cada cual, nos saludo, un poco mas de la cuenta, el primer sujeto en saludarme, un viejo de 60 años, con problemas en su casa, su hija se metió con un vago, y ahora el vago, se mete hasta en la cocina del viejo, el viejo llora, se sienta, me presenta al segundo tipo: flaco, los ojos totalmente desorbitados, tambalea, “estoy tomando desde ayer” –me dice-, me presentan al tercer tipo: de porte atlético, trabajador, las malas compañías de su mujer le están causando problemas en su casa, tiene un hijo, con otro compromiso, y esta criando dos hijastros (hijos de su actual compromiso) el otro tipo. Mi primo, de 18 años, iba ser padre el año pasado, pero esta chica, aborto sin ningún remordimiento, el, trata de salir adelante, pero ni su padre ni su madre, se preocupan por él.

Durante las dos horas que estaba ahí, vi como esas personas, en un estado lamentable, libaban cerveza, tal petrolero en días de descanso, cada uno de ellos trabaja, y lo poco que ganan, lo gastan tomando, quizás ellos podrían vivir mejor, pero la irresponsabilidad es muy grande , prefieren gastar en licor, andar andrajosos, no tienen ni un baño decente, me di cuenta que la pobreza no está en sus carencias físicas , la pobreza está en la cabeza de cada uno de ellos, sin preocupaciones, sin aspiraciones, podrían usar bien su dinero, pero no, ellos prefieren gastar en cosas vánales, quien soy yo para juzgarlos, ellos ganan su dinero con su trabajo, pero lamentablemente, no usan bien su dinero, salgo de esa casa, aturdido por el cuadro, afuera el aire fresco, choca con mi rostro, salgo a la Av. Y el cuadro en cada casa, es similar a la casa anterior, regreso a mi casa, mucho más pensativo, paso por la Av. Túpac Amaru, y el cuadro es similar, dos cuadras enteras, destinadas a la venta de cerveza, entro por la cuadra de mi casa, y el cuadro es el mismo, mis vecinos bebiendo, desde la noche anterior, aquí en la selva, hay dos crisis “la interna” y la mundial, entro a mi cuarto, cojo un libro, y mi mente se me viene una idea, “ayudar a mi primo, darle educación, vivienda, comida, diversión sana” , así me cueste algunas cosas, pero siento ayudar a mi primo, al menos tratare de rescatarlo, pero… primero tengo que salir de la crisis.

2 dejaron el sueño, y COMENTARÒN:

Jimmy dijo...

Yo no puedo rescatar a nadie, no puedo ni rescatarme yo mismo.

Troba dijo...

crisis, cuando no hemos vivido en ellas?

saludos!!