viernes, 20 de marzo de 2009

SABIAS PALABRAS

había llegado a casa, vino a vivir con nosotros (mi familia), de tanta insistencia de mi abuela, accedió en venir, y pasar, quizás sus últimos días, en esta mi casa.

El abuelo es muy independiente, tiene 90 años (nunca llegare a esa edad) , parece uno de 70, no anda jorobado, ni nada por el estilo, siempre mantiene su porte elegante, así haga un calor endemoniado, el siempre está con sus pantalones bien planchados, su camisa, de cabellera blanca, y ligera forma de hablar, el nunca habla malas palabras, siempre escucha, y es el ultimo en opinar, en el cuarto de mi casa, donde el vive ahora, tiene debajo de su mesa, una cocinita de dos hornillas a gas, 1 kg de azúcar, un pote de sal, jabón, aceite y un par de ollas (como si los necesitara), creo que eso, la da la idea de independencia, de no sentirse viejo e inútil.

El abuelo, inspira sabiduría, uno lo mira, y da ganas de preguntarle muchas, cosas, ¿Cómo era Iquitos antes?, ¿Cómo eran los colegios antes? , ¿Cómo se cortejaba a las “hembritas” antes? , esta extraña sensación me embarga, siento mucho afecto hacia mi abuelo, por mi mente pasa: “ya se va morir, dale atención” , cuando la historia familiar me dice que no, el abuelo ya había visto morir, tres hijos, 7 nietos, y un bisnieto y de seguro mucho mas de su familia.

El nunca quiere estar inactivo, quiere demostrar que aun puede, a veces coge un periódico, y se pone a leer, lees abuelito? –Le pregunto- poco hijo, poco –me responde-

Por la noche el abuelo, abre la puerta, mira la calle, las estudiantes de enfermería pasan por “shuntos” (montones), quizás, debe recordar su juventud, sus años mozos… mi gatita de nombre “malda” (de cariño “Maldita”, inspiración de W.H.) , cachorra de mi gata, se para al costado de mi abuelo, el abuelo la mira, la gatita también, el abuelo se queda media hora mirando la calle y la gente pasar, entra y cierra la puerta, pero se olvida de la “maldita”, a la media noche todo el mundo busca a la “maldita”, todos con linterna en mano, buscan sobre el techo, bajo las camas, su madre nos sigue, pega maullidos, todos abatidos y cansados, tristes, casi deprimidos, “alaucita mi maldita, hoy le van hacer pasar hambre” –añade mi madre- el abuelo sabe que es su culpa, sabe que el dejo la gatita en la calle, y sabe que alguien paso y se la llevo, el abuelo sentado en la mecedora, se levanta y en un exaltado movimiento dice : “ segurito fue esa gente de mierda, no pueden ver nada afuera, porque se lo agarran, de cortar mi pincho, y ponerlo en la vereda, para que se lo lleven y se lo metan en el culo”, acto seguido el abuelo se va a dormir, sabias palabras de un viejo.

4 dejaron el sueño, y COMENTARÒN:

Janice dijo...

so sweeeeeeeeeeeeeeet!
:D

marco dijo...

Buen consejo para muchos!! je!!

Un abrazo

Troba dijo...

mas sabe por abuelo que por diablo

joze carlos dijo...

quien es de W.H? xq me gustaria ponerle un nombre asi a mi mimina que se llama pochita. je ..